Video Consultas

Ventajas de la teleconsulta y la videoconsulta médica

Los avances tecnológicos nos ofrecen constantemente nuevas formas de comunicación con multitud de aplicaciones en todos los ámbitos. En este sentido, la teleconsulta y la videoconsulta médica facilitan y mejoran la calidad de la asistencia sanitaria al paciente, por lo que son herramientas cada vez más utilizadas en el ámbito de la salud.

La ambas forma de consulta ha demostrado tener un gran impacto en la salud. Evita los desplazamientos innecesarios de los pacientes al centro de atención especializado; reduce los costos y los riesgos asociados con la movilización, no solo de los pacientes y sus cuidadores, sino también de los profesionales de la salud; disminuye los días de hospitalización de los pacientes; facilita el flujo de la información en y entre las instituciones, y la prestación de atención en sitios remotos y aislados, y además promueve la capacitación continua de los profesionales de la salud.

En situaciones en que estamos viviendo actualmente en medio una pandemia, los sentimientos de ansiedad e incertidumbre pueden abrumar a las personas, y los sistemas de salud pueden tener dificultades para hacer frente a una demanda exponencial y fuera de control. Sin una planificación adecuada y medidas de mitigación, los servicios de salud pueden estar expuestos al riesgo de colapso causado por una sobrecarga de consultas que podrían ser atendidas por medios virtuales. Las instalaciones de salud pueden verse abrumadas y tener una capacidad insuficiente para proporcionar un tratamiento adecuado a quienes más lo necesitan. Las teleconsultas son una forma segura y efectiva de evaluar casos sospechosos y guiar el diagnóstico y el tratamiento del paciente, minimizando el riesgo de transmisión de la enfermedad. Estas teleconsultas permiten que muchos de los servicios clínicos clave continúen operando regularmente y sin interrupciones, tanto en la preparación como en el curso de una emergencia de salud pública.

¿Cuándo podría hacer teleconsultas? Las teleconsultas son un enfoque útil para evaluar pacientes y reducir las visitas innecesarias a los servicios de emergencias. Las teleconsultas programadas permiten la evaluación, el monitoreo y el seguimiento de pacientes ambulatorios que no requieren una evaluación cara a cara.

Sin embargo, de acuerdo con la infraestructura tecnológica disponible, aún puede haber servicios que no puedan ser reemplazados.

¿Cuál es la tecnología mínima necesaria para poder realizar una teleconsulta?
En términos generales, es necesario tener una conexión a Internet, una computadora adecuada con capacidades de audio y video y dispositivos de transmisión.

Appdoctors pone a tu disposición dentro de su plataforma el servicios de videoconsulta médica con todas las herramientas necesarias para poder realizarlas sin ningún problema.


¿Ya lo probaste? ¡Solicita tu prueba gratuita por 30 días! Click aquí





FUENTES:
https://www.mgc.es/blog/ventajas-de-la-teleconsulta-y-la-videoconsulta-medica/
https://www.elhospital.com/temas/Beneficios-de-la-telemedicina+8061154
https://www.paho.org/ish/images/docs/covid-19-teleconsultas-es.pdf

Consentimiento informados con firma digital

Consentimiento informado con firma digital

AppDoctors cuenta dentro de su software médico con la opción de firma digital para los consentimientos informados. La firma se integra con los documentos PDF generados y almacenados en la plataforma, eliminando la necesidad de utilizar papel, ahorrando costo, tiempo y mejorando la seguridad de los documentos.

La firma manuscrita digital permite firmar legalmente directamente sobre teléfonos celulares y eliminar el papel como soporte, creando las evidencias y pruebas robustas que se necesitan aportar en caso de litigio, y permitiendo a los pacientes almacenar una copia segura en sus dispositivos.

¿QUE VENTAJAS OFRECE LA FIRMA DIGITAL PARA MI CONSULTA?

  • Almacena directamente la firma del paciente dentro de su historia clínica.
  • Compatible tanto con sistemas Android como con sistemas iOS (iPhone y iPad).
  • Permite personalizar 100% los documentos a firmar: consentimientos informados, cláusula de confidencialidad, presupuestos, cuestionarios de salud, historial médico, revisiones, tratamientos, encuestas de satisfacción
  • Simplifica las tareas de administración reduciendo el tiempo de espera de los pacientes.
  • Aporta al profesional médico y al centro médico un elemento de distinción
  • Los pacientes y médicos obtienen con la firma electrónica de documentos, la seguridad de no serán alterados en el futuro.
  • Los pacientes y médicos se aseguran de que la biometría de su firma queda protegida en un notario independiente.
  • Ahorra muchos metros cúbicos de archivos, y asegura que en caso necesario encontrará los documentos que respaldan su buena praxis.

¿Ya lo probaste? ¡Solicita tu prueba gratuita por 30 días!

Nueva App Pacientes

Nueva APP para Pacientes

AppDoctors acaba de lanzar su nueva versión de app para pacientes, que ya esta disponible para todos.

Cuando se crea la ficha del paciente tienes la opción de activar el botón de Usuario app móvil, en el cual el paciente recibirá un correo electrónico con su usuario y contraseña.
La aplicación puede descargarla desde el App Store o Google Play, el link irá en el correo.

Las ventajas de contar con el app para pacientes son:

– Solicitar citas desde la aplicación en tiempo real
– Realizar teleconsultas.
– Confirmar o cancelar citas
– Recibir recordatorios de citas
– Recordatorios de toma de medicamentos
– Llamar a la clinica desde la app
– Navegar a la clínica desde Waze o Google Maps
– Solicitar un UBER para llegar a la clínica
– Entre otros

¿Qué estas esperando para invitar a tus pacientes a la experiencia AppDoctors?

Uso de historial virtual

No te llenes de papeles: digitalización del historial médico

AppDoctors facilita a todos sus clientes un sistema para migrar los datos en papel o en un programa anticuado.

Actualmente es el sistema más rápido y sencillo para migrar hasta decenas de miles de fichas de pacientes instantáneamente. Esta migración puedes realizarla tú mismo, no necesitas conocimientos especiales de informática y toda la información se almacenara directamente en la historia clínica del paciente dentro en la plataforma AppDoctors

A continuación te presentamos el video tutorial para poder realizarlo.

Configuración de AppDoctorsImportar Pacientes

¿Ya lo probaste? ¡Solicita tu prueba gratuita por 30 días!

Las mejoras tecnológicas, hacen posible el monitoreo remoto de pacientes para evaluar quienes necesitan una atención prioritaria en centros hospitalarios.

Resultado de la telemedicina durante la pandemia

Les compartimos este artículo interesante sobre las teleconsulta realizado por Forbes:

Las mejoras tecnológicas, la reducción de costos de telemedicina combinadas con internet de alta velocidad y la difusión masiva de teléfonos inteligentes hacen posible el monitoreo remoto de pacientes para evaluar quienes necesitan una atención prioritaria en centros hospitalarios o si la enfermedad puede tratarse desde el hogar de un paciente.


Dr. Miguel Roberto Gutiérrez Román*
El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) como una pandemia, con más de 720,000 casos reportados en más de 203 países al 31 de marzo. La estrategia de respuesta incluyó diagnóstico temprano mediante pruebas de PCR, aislamiento de pacientes enfermos, monitoreo sintomático de contactos, casos sospechosos, confirmados y una cuarentena de salud pública. El confinamiento de la población y el impacto del brote en los sistemas de atención médica mundial están interrumpiendo la atención de rutina para los pacientes que no tienen COVID-19 y padecen otras enfermedades. En este contexto, se ha promovido y ampliado la telemedicina, en particular las consultas por video, para reducir el riesgo de transmisión, especialmente en el Reino Unido, Francia, España, China, Australia y Estados Unidos.


Las mejoras tecnológicas, la reducción de costos de telemedicina combinadas con internet de alta velocidad y la difusión masiva de teléfonos inteligentes hacen posible el monitoreo remoto de pacientes para evaluar quienes necesitan una atención prioritaria en centros hospitalarios o si la enfermedad puede tratarse desde el hogar de un paciente.
Sin embargo, la mayoría de los países carecen de un marco regulatorio para autorizar, integrar y compensar la telemedicina en la prestación de atención para la salud. Actualmente hay dos posibilidades disponibles para los pacientes: (1) telemedicina directa con proveedores privados que dependen principalmente del pago directo del usuario o seguro privado y (2) soluciones gratuitas, principalmente de compañías con sede en los Estados Unidos.


Italia con la segunda mayor carga de COVID-19 en el mundo, no incluye la telemedicina en los niveles esenciales de atención otorgados a todos los ciudadanos dentro del Servicio Nacional de Salud, hasta que el Ministerio de Innovación Tecnológica y Digitalización, el Instituto Nacional de Salud y la OMS, emitieron conjuntamente una convocatoria abierta para propuestas de tecnologías de sistemas de monitoreo y telemedicina.
En Francia, el Ministerio de Salud firmó un decreto el 9 de marzo de 2020, que permite la remuneración de teleconsultas por parte del Instituto Nacional de Salud (NHI), para pacientes con síntomas o casos confirmados de COVID-19. El decreto tenía como objetivo disminuir los viajes innecesarios para consultas médicas, limitar el número de personas que se agrupan en salas de espera, detectar pacientes sospechosos y permitir el seguimiento de casos leves confirmados desde el hogar. A medida que el brote empeoró, se permitió legalmente la financiación temporal para el seguimiento por parte del personal de salud a través de teleconsultas.
Este modelo ha sido reforzado por el Consejo Superior de Salud Pública, que recomendó la priorización de las teleconsultas para personas con factores de riesgo, seguido de pautas clínicas y prácticas para el examen del paciente por video, en la segunda semana de confinamiento nacional, se facturaron 486.369 teleconsultas al NHI, lo que representa alrededor del 11% de todas las consultas de la semana.


En Estados Unidos mas de cincuenta sistemas de salud cuentan con programas de telemedicina, como por ejemplo: Jefferson Health, Mount Sinai, Kaiser Permanente, Cleveland Clinic y Providence, permitiendo a los médicos ver pacientes que están en casa. Los sistemas que carecen de esta herramienta pueden externalizar servicios similares a los médicos y al personal de apoyo proporcionado por Teladoc Health, Doc.com o American Well. Los sistemas de salud han desarrollado flujos lógicos automatizados (bots) que remiten a los pacientes de riesgo moderado a alto hacia los triages de enfermería y también permiten que los pacientes programen sus teleconsultas con proveedores establecidos a bajo costo.


El 10 de Abril el Gobierno de la Ciudad de México informa que el personal médico que se encuentra en el Locatel implementa el servicio de telemedicina, a través de video llamadas, primero se realiza un test electrónico para COVID-19 y posteriormente si se detecta que el caso es urgente, un médico se comunica con el usuario, en esta video llamada se hace un análisis de los síntomas, que permite hacer filtro para enviar la llamada al 911, y en dado caso de que sea una urgencia se traslade en ambulancia.


En este contexto, las soluciones presentadas por algunos gobiernos, son útiles para apoyar y aliviar la presión sobre los sistemas de atención médica, preveneir contagios e informar a la población, sin embargo hasta la fecha la mayoría no están integradas a los sistemas nacionales de vigilancia epidemiológica y salud publica, por tal motivo es muy importante que el sector publico y privado trabajen en conjunto para mejorar los sistemas de salud ante esta pandemia y brotes futuros.

Fuente: https://forbescentroamerica.com/2020/05/08/resultado-de-la-telemedicina-durante-la-pandemia/

Transformación Digital en la Salud

La transformación digital es un tema recurrente en los medios generalistas o especializados de todo el mundo. Todos los sectores y ámbitos sociales se ven impactados con mayor o menor intensidad por una ola transformadora de la cual los principales diarios, revistas y sitios web de información de todo el mundo dan cuenta. Por supuesto, la transformación digital también ha llegado al sector hospitalario. A veces, incluso, sin que los propios actores sean muy conscientes del impacto y profundidad de los cambios que vienen. En este sentido, hay que entender la dimensión real del concepto de transformación digital.

La transformación digital es un proceso continuo y complejo, multidimensional, vinculado a factores sociales, económicos y tecnológicos que trascienden las paredes del hospital. Impacta la esencia misma de lo que somos y lo que hacemos. El primer paso para un gestor hospitalario es concienciarse de que no es algo pasajero o “algo que hay que instalar”.  Es algo que implica un cambio de mentalidad de todo el proceso hospitalario para pensar en clave digital. Sin dudas, un buen punto de partida parece obvio: colocar al paciente en el centro de esta transformación.

El paciente como centro

Los hospitales y la industria de la salud en general viven actualmente en su propio mundo de dos velocidades.  Por un lado, el crecimiento y la tecnificación imparable de procedimientos médicos y de técnicas diagnósticas (incluidos la robotización de algunos procedimientos verdaderamente complejos); los avances sorprendentes en los materiales de uso clínico (algunos de ellos generados con impresoras 3D), el uso de medicamentos inteligentes o la terapia genética; y por otro, el contraste con métodos organizativos tradicionales y burocráticos, con procesos de negocios lentos, inflexibles, y en la mayoría de los casos, aislados y desconectados de su realidad extramuros.

Incluso los hospitales más modernos, con instalaciones de construcción futurista, sofisticadamente equipados e interesados en conceptos modernos de gestión, parecen caminar con pies de barro cuando lo miramos desde la perspectiva de la transformación digital. Pareciera que los gestores de estos hospitales hubiesen preferido el camino corto. Como si hubiesen comprado un nuevo traje tecnológico para vestir los viejos procesos del siglo XIX, sin entrar realmente en pensar en la naturaleza misma y la razón de ser de la organización, con la mirada puesta en el siglo XXI.

Recordemos una obviedad: los hospitales existen para atender a pacientes. Pacientes quienes a veces se sienten en estas organizaciones de salud como subidos a una línea de producción organizada en clave interna y no mirando precisamente sus necesidades y expectativas.

Es por ello que, la verdadera transformación digital de los hospitales debe empezar entendiendo al paciente en su integralidad. Comenzando, por la dolencia que le ha traído aquí (o mejor aún, evitando que llegue aquí). Pero también por su contexto; su forma de vida, sus hábitos, su entorno familiar y social. Entender, además, que el paciente es y será cada vez más un sujeto digital activo. Sujetocon acceso a tecnologías que pueden y deben ser usadas como parte integral y natural de su proceso asistencial. Las organizaciones de salud deben mirar al paciente y organizarse para atenderle con eficiencia y eficacia, desde lo humano y desde lo técnico.

La tecnología, lejos de alejar, puede y debe humanizar “encuentros” y facilitar intercambios médico-paciente, con comunicación segura y confidencial médico-paciente.

Sistemas de salud conectados

Por supuesto, los pacientes quieren y demandan que su información sea usada integralmente y de manera inteligente. Es frustrante e irracional para el paciente recitar los antecedentes personales y familiares repetidamente, incluso dentro del mismo hospital. Los datos desintegrados son prácticamente un problema recurrente en toda América Latina. Hablamos de datos desintegrados dentro del mismo hospital o entre el hospital y su área de salud. Sin mencionar la desintegración con los niveles administrativos y geográficos superiores (municipal, provincial, nacional, internacional).

Si lográsemos conectar inteligentemente la gran cantidad de datos producidos por las organizaciones de salud con datos que el propio paciente posee o con aquellos que otras instancias públicas o privadas puedan compartir del entorno social, económico y medioambiental donde el paciente está inmerso, pudiéramos hacer una gestión extraordinariamente diferente y exponencialmente más efectiva que la que hacemos hoy.